Sombras del indulto

El indulto al exgobernante Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por crímenes contra los derechos humanos y corrupción, ha sido un tema que ha dividido a la opinión pública peruana en los últimos años. Desde que fue extraditado de Chile en 2007, a donde llegó luego de su huida al Japón, su posible liberación mediante una gracia presidencial fue un asunto recurrente cada cierto tiempo.

Entre idas y vueltas en tres gobiernos sucesivos, la ‘papa caliente’ llegó a Pedro Pablo Kuczynski, que había ganado la presidencia con el apoyo del voto antifujimorista. Uno de sus gestos de campaña, en efecto, fue la firma de un compromiso con los familiares de las víctimas de delitos de lesa humanidad, entre ellas, las de Fujimori y el Grupo Colina. Con este acto, PPK se obligó a cumplir “las sentencias y las recomendaciones de los sistemas internacionales de protección de los derechos humanos”. Ver más

Pero la política pronto lo hizo cambiar de parecer. A pesar de haber negado la posibilidad de un indulto sin las condiciones establecidas o de proponer una norma general de arresto domiciliario para reos ancianos, en el último año empezó a declarar en medios internacionales con una postura cada vez más favorable al perdón del exmandatario. La tensión entre su gobierno y el parlamento, de mayoría fujimorista, escalaba día a día con las censuras de sus ministros y las recurrentes citaciones a la Comisión Lava Jato.

El momento crítico llegó el 21 de diciembre último, cuando se salvó de ser vacado de su cargo por sus supuestos vínculos con Odebrecht. La bancada del partido fujimorista Fuerza Popular fue la más entusiasta con su destitución y por poco la consigue sino fuera por el viraje sorpresivo de 10 de sus parlamentarios que, comandados por Kenji Fujimori, decidieron abstenerse luego de recibir llamadas de su propio líder histórico desde la prisión.

Tres días después, el actual presidente de la República decidió otorgarle el indulto y el derecho de gracia en medio de especulaciones de haber negociado los votos. Así, Fujimori no solo fue perdonado por los crímenes condenados: también se le sustrajo de los procesos penales vigentes, como el seguido por la masacre de seis campesinos en Pativilca, por el que el Ministerio Público ya había pedido a mediados de año una nueva condena por 25 años por asesinato.

Por lo pronto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos realizará el 2 de febrero una audiencia sobre los casos de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta a la luz del indulto. Se espera que se pronuncie 30 días después.

Encuentra en el siguiente especial de Convoca.pe, reportajes, podcasts, fotografías sobre los sucesos relacionados al indulto de Alberto Fujimori, información en diferentes formatos que será actualizada con regularidad.

Las sentencias contra Alberto Fujimori

Allanamiento a casa de Trinidad Becerra, esposa de Vladimiro Montesinos

En el fallo condenatorio, el primero contra el expresidente peruano, se menciona que “(…) Fujimori tenía pleno conocimiento de la ilicitud de su conducta, pero no se amilanó ni se desistió, sino que más bien lo realizó con prontitud y esmero. Ver más

En diciembre de 2007, Alberto Fujimori recibió una condena de seis años de prisión efectiva por el delito de usurpación de funciones. En la sentencia se le halló responsable de ordenar a un militar que suplantó a un fiscal para allanar la casa de su socio Montesinos para desaparecer los llamados ‘vladivideos’, que evidenciaban pagos de la corrupción durante su gobierno. En abril de 2008, la Segunda Sala Especial de la Corte Suprema confirmó por unanimidad la condena. Descarga la confirmación de la sentencia aquí .

Casos La Cantuta, Barrios Altos y detenciones de Gustavo Gorriti y Samuel Dyer

En la resolución, de más de 700 páginas, se indica que “(…) frente a cada denuncia pública, revelación periodística o actividad de investigación que sugería razonablemente una intervención delictiva de agentes y personajes de inteligencia en los hechos de Barrios Altos y La Cantuta, la respuesta desde el Estado, bajo la conducción del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), fue un elaborado mecanismo de encubrimiento que incluyó la negación de las fuentes, el descrédito de los denunciantes, la persecución de los disidentes (…)”. Ver más

El 7 de abril de 2009, Alberto Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por los delitos de homicidio calificado con alevosía, por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta. También se incluyeron los casos de los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer. Esta fue la condena de mayor tiempo que se ordenó contra el ex mandatario. Descarga la resolución aquí.

Los US$ 15 millones a Montesinos
En la resolución se indica que “Alberto Fujimori (…) ideó y ejecutó acciones ilícitas propias de un poder corrupto, conjuntamente con el ex asesor del Servicio de Inteligencia Nacional (…) Vladimiro Montesinos Torres y sus exministros Carlos Boloña, Carlos Bergamino Cruz y Federico Salas Guevara Schultz, con el fin de disponer y apropiarse del dinero del Estado (…). Ver más

El 20 de julio del 2009, Alberto Fujimori fue condenado a 7 años y medio de prisión por el delito de peculado doloso y falsedad ideológica, luego de que se comprobara el pago de 15 millones de dólares a Vladimiro Montesinos por una supuesta compensación de tiempo de servicios (CTS). Esta representó la tercera sentencia contra el exmandatario peruano. Descarga la sentencia aquí.

Caso congresistas tránsfugas
En la sentencia se menciona que “(…) Alberto Fujimori Fujimori, como no obtuvo la mayoría parlamentaria en el proceso electoral del 9 de abril de 2000, encomendó a su exasesor Vladimiro Montesinos poner en marcha un conjunto de acciones y estrategias destinadas a conseguirla a como diera lugar (…)”. Se agrega: “(…) La entrega de dinero, en algunos casos, tuvo el propósito de que ciertos parlamentarios abandonen sus bancadas de origen por las que fueron elegidos, y se integren a las filas de la bancada oficialista del régimen presidido por Alberto Fujimori, y actúen conforme a las instrucciones que se les impartían (…)”. Ver más

El 30 de setiembre del 2009, Fujimori fue condenado por los pagos ilegales a los congresistas tránsfugas, por el espionaje a políticos y periodistas, y por la compra de Cable Canal de Noticias y de la línea editorial del diario “Expreso”. Fue la cuarta sentencia impuesta al exmandatario. La Sala Penal Especial de la Corte Suprema también estableció el pago de S/.27’060,216 por reparación civil por los tres casos de corrupción. La fiscalía había pedido ocho años de pena, pero se redujo a seis años de privación de la libertad. Días antes de la lectura de sentencia, Fujimori había admitido los cargos para acogerse a la “terminación anticipada” y así evitarse un largo proceso. Descarga la sentencia aquí.

Los diarios ‘chicha’ y compra de líneas editorial
En el fallo se dio cuenta que “(…) según los hechos probados el acusado Fujimori Fujimori, se apropió de fondos públicos para asegurar su continuidad en el poder, mediante el financiamiento de los denominados 'diarios chicha', lo que hizo aprovechando el status que el confería el cargo de Presidente de la República en ejercicio (…)”. Ver más

El 8 de enero de 2015, Fujimori fue condenado por el delito de peculado por haber ordenado el desvío de S/ 122 millones de los fondos de las Fuerzas Armadas al Servicio de Inteligencia Nacional para financiar a los llamados ‘diarios chicha’. Poco más de un año después, en agosto de 2016, la Sala Permanente de la Corte Suprema, lo absolvió del delito y anuló la condena. Descarga la sentencia aquí.

Bitácora post indulto

Grupo Colina: Crímenes confesos

El grupo paramilitar Colina fue un destacamentro de inteligencia creado en el Ejército durante el gobierno del expresidente Alberto Fujimori para realizar ejecuciones extrajudiciales de supuestos terroristas. La justicia peruana determinó que no actuaron aisladamente, sino que respondían a una política de lucha contra la subversión diseñada por Fujimori. Estos oficiales y suboficiales de inteligencia del Ejército perpetraron crímenes como el asesinato de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle - La Cantuta así como el crimen de 16 personas en una 'pollada' en Barrios Altos. Por estos hechos Fujimori fue condenado a 25 años de prisión, pena que no cumplirá en su totalidad pues el 24 de diciembre pasado, vísperas de la Navidad, fue beneficiado con un indulto. Aquí podrá escuchar parte de las declaraciones que los exintegrantes del Grupo Colina brindaron durante el juicio público seguido contra Alberto Fujimori, en ellas se revelan cómo operaban, su cruel accionar y, además, la vinculación del exmandatario con esta agrupación paramilitar.

Pablo Atúncar Cama

"Fue un pequeño almuerzo y donde él (general Nicolás Hermoza Ríos) dijo que teníamos el respaldo y que se sentía contento porque nosotros pertenecíamos a la élite del Ejército y que esto era de conocimiento del más alto nivel. Él como Comandante General y como jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, sobre él está el ministro de Defensa, sobre él ¿quién más?; sigue el presidente".

Julio Chuqui Aguirre

"Martin Rivas (jefe del grupo Colina) decía: 'tenemos luz verde de parte del Chino'".

"(Wilmer) Yarlequé (ex agente del grupo Colina) estaba rematando y yo lo jalo para que salga, y en ese momento sale el niño y lo elimina al niño".

Isaac Paquiyauri Huaytalla

"Llega un momento en que (Santiago) Martin Rivas expresó lo siguiente, y esto no es mentira porque lo escuchó todo el destacamento que ha estado presente, dijo bien claro que el presidente Alberto Fujimori se sentía desconcertado por la muerte de este niño (en Barrios Altos)"

Jorge Ortíz Mantas

"A Jesús Sosa (ex agente del Grupo Colina) yo lo vi disparar al profesor (Hugo) Muñoz; a (Julio) Chuqui, a otro alumno"

Fernando Lecca Esquén

"Ingreso yo al Jirón Huanta (Barrios Altos) me pongo mi pasamontaña, agarro un armamento y a la hora de ingresar escucho un tiro y el mayor (Santiago) Martin Rivas da la orden de disparar y cumplo la orden y disparo".

Pedro Suppo Sánchez

"Llevamos pico y lampa, cal también con la finalidad de que se hace el hueco, se echa a la víctima, se le echa la cal, encima se le echa determinada cantidad de piedras y después la tierra".

Memorias del autogolpe

Lo que investigó el Congreso

Suscríbete

y sé el primero en leer nuestras investigaciones

Nuestros proyectos